La Asociación Italiana de Seguros (ANIA) -en asociación con la Presidencia italiana del G20 y en colaboración con la Federación Mundial de Asociaciones de Seguros (GFIA)– ha organizado la Cumbre de Seguros.

El evento examinó la contribución que las aseguradoras pueden hacer, y ya están haciendo, para facilitar las prioridades del G20 sobre las personas, el planeta y la prosperidad. Los discursos de apertura y los paneles debatieron el papel de las aseguradoras en relación con la inversión sostenible, el cambio climático y el desarrollo de sistemas de bienestar integrados y resistentes.

Inversión sostenible, mitigación y sistemas de bienestar

  1. Inversión sostenible: Se habló de cómo las aseguradoras están apoyando la transición hacia la sostenibilidad a través de sus inversiones a largo plazo en activos sostenibles, y de lo que los responsables políticos pueden hacer para ayudar a las aseguradoras a contribuir aún más: en concreto, la necesidad de aumentar el volumen de datos ESG para ayudar a las decisiones de inversión y aumentar la disponibilidad de activos sostenibles.
  2. Mitigación y adaptación al cambio climático: Los debates se centraron en cómo las aseguradoras pueden ayudar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a través de sus actividades de suscripción e inversión; su papel para abordar las brechas de protección y apoyar los esfuerzos de adaptación; y la necesidad de un compromiso más estrecho entre los sectores público y privado.
  3. Cómo lograr sistemas de bienestar integrados: Se destacó cómo, en tanto que proveedores clave de soluciones de pensiones y asistencia sanitaria a largo plazo, las aseguradoras pueden contribuir de forma significativa al desarrollo de sistemas de bienestar sostenibles. Esto incluye formas de minimizar la brecha de ahorro para la jubilación para todos los grupos de género a través de la adopción de productos de pensiones complementarias del segundo y tercer pilar y un estilo de vida saludable.

«Las finanzas sostenibles tienen un enorme potencial»

El presidente de la GFIA, Don Forgeron, puntualizó «Las aseguradoras mundiales fueron de las primeras en modelar el riesgo climático y en hacer sonar la alarma sobre el impacto potencial del cambio influenciado por el ser humano.

«Hoy en día, estamos en primera línea mientras los riesgos climáticos físicos se intensifican rápidamente en todo el mundo en forma de episodios de calor, incendios forestales, inundaciones y tormentas tropicales. Más allá de este papel, el sector de los seguros tiene un papel fundamental para facilitar nuestra transición colectiva hacia una economía sostenible. Que no quepa duda: Las finanzas sostenibles tienen un enorme potencial. Por supuesto, la transformación a una escala tan masiva no será fácil, y no ocurrirá de la noche a la mañana. Pero con liderazgo, con determinación y con un enfoque consistente en los beneficios de hacer las cosas de manera diferente -y hacerlas mejor- podemos con el tiempo evolucionar tanto nuestras economías como nuestra forma de vida», remarcó.

El papel protector del seguro

Por su parte, la presidenta de la ANIA, Maria Bianca Farina, afirmó que «el sector de los seguros puede y debe desempeñar un papel crucial en la actual recuperación económica y en la transición de nuestra sociedad hacia un modelo más resistente al cambio climático y a acontecimientos excepcionales, como las pandemias».

«También tiene un papel clave para facilitar una mayor protección a través de un sistema de previsión integrado que implique tanto al sector público como al privado. Y que además tenga en cuenta los nuevos equilibrios intergeneracionales y los riesgos para nuestra salud. Las aseguradoras están dispuestas a poner de su parte para superar la crisis actual y a hacer todo lo posible para proteger mejor a todos frente a los desafíos futuros».