Las barreras digitales son demasiado comunes en los mercados de seguros emergentes. Se ha visto durante esta pandemia cuando la población más vulnerable se ha visto desconectada a la hora de subirse al mercado digita. En un artículo reciente blog de tecnología del New York Times se hacía esta reflexión: «La tecnología por sí sola, aunque sea genial y esté respaldada por multimillonarios como Jeff Bezos y Elon Musk, no es suficiente para poner online a los aproximadamente 3.500 millones de personas de todo el mundo que no utilizan Internet».

Cogiendo este testigo, la Red Microinsurance Network (MiN) ha elaborado un análisis que pone de relieve que la pandemia ha visto un crecimiento significativo de los productos financieros digitales -incluidos los seguros-, ya que los modelos de distribución de «toque humano» se han vuelto cada vez más difíciles.

«Muchos proveedores de servicios financieros inclusivos han aumentado sus usuarios digitales desde el inicio de la pandemia», afirma el Centro Mastercard para el Crecimiento Inclusivo. «Sin embargo, estos nuevos usuarios son principalmente personas con mayores ingresos. Mientras tanto, demasiados otros permanecen al otro lado de la brecha digital. Esta brecha significa que los que tienen acceso a herramientas digitales y a Internet rápido se benefician mientras que otros -a menudo mujeres y empresarios rurales- no lo hacen.»

La conectividad es la clave cuando se trata de InsurTech

InsurTech es, sin duda, un habilitador potencial cuando se trata de llegar a las poblaciones de bajos ingresos a escala. Sin embargo, debe ser un medio para un fin y no el fin en sí mismo. De hecho, los profesionales de los seguros inclusivos llevan tiempo señalando que la tecnología no es una panacea.

Como advirtió la directora ejecutiva de MiN, Katharine Pulvermacher, durante la Conferencia Internacional sobre Seguros Inclusivos del año pasado, tenemos que entender mucho mejor la brecha digital – especialmente en lo que afecta a las mujeres – si no queremos que nadie se quede atrás en la carrera por la tecnología.

Internet Inclusivo, una nueva normalidad

En este espacio, entra la figura, quizá improbable, de Mark Zuckerberg. La iniciativa Conectividad de Facebook pretende conectar a miles de millones de personas -por ejemplo, compartiendo líneas de Internet de fibra óptica o asociándose con empresas locales de telecomunicaciones para llevar Internet móvil a zonas remotas- al tiempo que intenta mantener el coste de los datos lo más bajo posible. «Aunque Zuckerberg lleva abordando los problemas de conectividad desde 2013, la pandemia ha dado un impulso adicional a la iniciativa de Facebook», se preguntan esde el MiN.

«Según el último Índice de Internet Inclusivo», dice el blog de Conectividad de Facebook, «casi el 70% de las personas de todo el mundo creen que el aumento del uso de Internet en todos los aspectos de sus vidas significó una ‘nueva normalidad’ que continuará indefinidamente en el futuro. Pero al mismo tiempo, casi la mitad de la población mundial sigue sin estar conectada o poco conectada a Internet».

No es de extrañar, afirma el artículo, que Facebook, cuyo modelo de negocio requiere que cada vez más personas estén conectadas, invierta importantes sumas en conseguir que partes del mundo actualmente desatendidas se conecten. «La compañía reconoce que se beneficia si más gente se conecta», dice el blog del NYT. «Pero también lo hacen los países y muchas otras empresas que se benefician de vender cosas a miles de millones de personas y empresas más conectadas a Internet». Incluido, por supuesto, el sector de los seguros, señala el MiN.

¿Es lo digital la respuesta?

Por todo ello se pregunta la Red ¿Es lo digital realmente la mejor manera de ayudar a quienes tienen poca o ninguna cobertura a gestionar sus riesgos individuales, domésticos y empresariales? Según Ola Oyekan, miembro de MiN desde hace mucho tiempo y especialista en microseguros de RGA Sudáfrica, «las nuevas innovaciones en materia de seguros impulsadas por la pandemia del COVID-19 no hacen sino acentuar una vieja lucha por atraer a las comunidades infraseguradas y no aseguradas. Por ello, asevera: “La eficacia de las plataformas digitales como canal de distribución viable para los microseguros está aún en fase de prueba. Sigue habiendo dudas sobre si estas plataformas pueden escalar y agregar el tipo de clientes adecuado».

Los mejores productos de seguros del mundo no sirven de nada si los clientes no pueden acceder a ellos y, cada vez más, eso significa acceder a ellos online. Para quienes tengan la suerte de contar con una conexión a Internet; InsurTech podría ser el gran facilitador. Muchos creen que es sólo cuestión de tiempo que casi todo el mundo pueda acceder a los seguros online. En un reciente blog de Spixii, en el que se hace referencia a la estimación a menudo citada de un mercado de microseguros sin explotar de mil millones de personas, se afirma que «la digitalización cada vez mayor garantizará que se alcance la cifra de 1.000 millones. Quizá incluso más rápido que los 10 años estimados».

Ante esto, el bombo de las InsurTech ha sumado 1.000 millones de nuevos usuarios de Internet, sin una adecuada tecnología de la información y la comunicación, muchos más siguen excluidos de los productos y servicios digitales, recuerda el MiN.