Swiss Re espera que continúe el crecimiento de las primas del mercado de seguros, impulsado por el aumento de las exposiciones, la conciencia del riesgo y la evolución de las necesidades de los clientes.

Según el Swiss Re Institute, se espera que las primas de los seguros de No Vida sean un 10% más altas que el nivel anterior a la COVID-19 a finales de 2021. El aumento de las tendencias de riesgo incrementará la necesidad de protección de los seguros, pero también requerirá una mayor atención a la evaluación y modelización, así como la garantía de que los precios son adecuados para los riesgos asumidos.

En vísperas de la celebración del Rendez-Vous, la reaseguradora comparte su opinión sobre el estado del mercado y las posibles implicaciones para la temporada de renovaciones. Un punto de debate clave para los reaseguradores en el entorno actual será el aumento de los riesgos, impulsado por las tendencias a largo plazo y sus implicaciones.

Moses Ojeisekhoba, director general de Reaseguros de Swiss Re, afirma que: «Se reconoce claramente que la frecuencia y la gravedad de los siniestros están aumentando, como demuestran las recientes catástrofes naturales o los incidentes cibernéticos. Esto significa que la necesidad de protección es cada vez mayor, y el sector tiene un importante trabajo que hacer para ofrecer seguros y cerrar la brecha de protección. El amplio conocimiento de los riesgos de Swiss Re y su muy sólida posición de capital nos permiten apoyar a nuestros clientes en sus ambiciones de crecimiento».

Riesgos = mayor protección

El cambio climático supone la mayor amenaza a largo plazo para la economía mundial. Según el Instituto Swiss Re, la economía mundial perderá hasta el 18% del producto interior bruto a causa del cambio climático en 2050 si no se toman medidas de mitigación.

Especialmente -añade- los riesgos de peligros secundarios, como las inundaciones o los incendios forestales, están creciendo, también impulsados por la urbanización, exponiendo a comunidades y activos cada vez más grandes a eventos climáticos extremos. El aumento de la digitalización y la interconexión se suman al actual panorama de riesgos, por ejemplo, en el ámbito de la ciberprotección.

En consecuencia, hay una mayor necesidad de protección de seguros que se traduce en una perspectiva positiva para las primas. Según la reaseguradora éstas deberán reflejar el aumento de las exposiciones. «Se espera que las primas de los seguros de No vida aumenten un 10% por encima del nivel anterior a la COVID-19 a finales de 2021, hasta alcanzar los 6,9 billones de dólares, y que superen los 7 billones en 2022 por primera vez en la historia».

Cambio Climático, amenaza y oportunidad

Aunque el cambio climático es una amenaza real, también supone la mayor oportunidad de crecimiento para el sector, ya que serán necesarias grandes inversiones. Para cumplir la agenda 2030 para el desarrollo sostenible mundial, se necesitarán inversiones del orden de 6,9 billones de dólares al año.

Las reaseguradoras también deben prepararse para los elevados riesgos de inflación. Se espera que la presión de la inflación de los precios al consumo siga siendo elevada a corto plazo y que las presiones inflacionistas de los gastos médicos y de los salarios, que son especialmente relevantes para la inflación de los siniestros de no vida, aumenten a medio plazo. Además, es probable que continúe la tendencia a la inflación social en EE.UU., impulsada por un entorno litigioso. La fijación de precios debe reflejar estas tendencias y anticipar una mayor actividad siniestral.

Thierry Léger, Director de Suscripción del Grupo Swiss Re, añade: «A medida que el panorama del riesgo evoluciona y los riesgos se vuelven más complejos, es necesario centrarse aún más en la evaluación y modelización de estas tendencias de riesgo y garantizar que la tarificación sea adecuada para los riesgos asumidos. Por lo tanto, la importancia de las capacidades de suscripción aumenta aún más, sobre todo teniendo en cuenta el persistente entorno de bajos tipos de interés.

En consecuencia, añade: «en Swiss Re seguimos centrándonos en un enfoque de suscripción científico, tecnológico y basado en datos«.

Mejorar la capacidad de Datos

Swiss Re sigue realizando importantes inversiones para mejorar sus capacidades de datos en toda la cadena de valor. La reaseguradora pasa de ser una organización de suscripción apoyada en datos a una organización dirigida por datos, que explota de forma integral sus puntos fuertes en materia de datos.

Los conocimientos basados en los datos y los procesos automatizados e impulsados por la analítica (aprendizaje automático, procesamiento del lenguaje natural) abarcan más puntos de datos relacionados, impulsan la conformidad con las normas y fomentan una perspectiva precisa e imparcial en las decisiones de suscripción, detallan.

Las continuas inversiones del Grupo en tecnología y datos son también un componente importante del enfoque de soluciones de Swiss Re, la base para ofrecer a los clientes ayuda para gestionar los riesgos existentes y emergentes. Dado que están surgiendo algunas de las tendencias de siniestros mencionadas anteriormente y que los riesgos son cada vez más complejos, las aseguradoras primarias buscan reaseguradoras que no sólo aporten capital, sino que también ofrezcan conocimientos, confianza en la evaluación del riesgo y diversificación.

Moses Ojeisekhoba, puntualiza: «Estamos mejor posicionados para ayudar a nuestros clientes a maximizar el valor al tiempo que impulsamos un impacto medible. De este modo, desbloqueamos colectivamente nuevos modelos de negocio en todo el sector, ampliamos los límites de los seguros y reducimos las brechas de protección».