Aunque el 88% de las empresas tienen por fin una imagen clara de los retos a los que se enfrentan hoy en día; sólo el 6% confía plenamente en sus capacidades actuales para prever y responder a la disrupción futura.

‘Business Futures 2021’ el último informe de Accenture abre los ojos sobre esta nueva realidad mediante la identificación de seis señales de cambio empresarial que están remodelando las organizaciones a nivel mundial y que serán de vital importancia para que los líderes entiendan para impulsar el éxito hoy y más allá.

«El reducido plazo de tiempo para actuar frente a la disrupción del año pasado impulsó un mayor sentido de urgencia, así como la oportunidad para que las organizaciones aumenten su agilidad, exploren nuevos modelos de negocio y construyan nuevas capacidades que impulsen la resiliencia», puntualiza Annette Rippert, directora general del grupo Accenture Strategy & Consulting.

Seis cambios transformadores

Partiendo de una amplia lista de 400 tendencias colectivas, Accenture ha reducido la lista a 25 señales de cambio empresarial. Éstas madurarían y tendrían su mayor impacto en las organizaciones en los próximos tres años. Por ello, la lista se engloba seis señales esenciales para el éxito futuro de las organizaciones, presentando oportunidades e incentivos para que los líderes adopten el cambio y encuentren nuevas formas de crecer, comenzando hoy:


1.  Aprender del futuro: ver el cambio antes de que se produzca

A medida que las organizaciones se replantean fundamentalmente formas de hacer negocios que aporten crecimiento, centrarse en los datos históricos para informar sobre el futuro ha sido un reto. Para tomar decisiones más rápidamente, muchas organizaciones están capturando nuevos conjuntos de datos y utilizando la analítica y la inteligencia artificial para detectar, responder y orientar los cambios del mercado y del consumo.

El informe concluye que el 77% de las organizaciones ha aumentado el uso de fuentes internas y externas de datos en tiempo real en los últimos 12 meses, pero sólo el 38% afirma que el personal de su organización utiliza sistemáticamente los datos en tiempo real en su trabajo diario. Además, sólo el 36% de las empresas afirma tener un miembro de la dirección responsable de estos esfuerzos, y menos de la mitad (43%) tiene suficientes habilidades dentro de su fuerza de trabajo para apoyar esta capacidad.

2. Empujados al límite: Descentralizar la toma de decisiones

La crisis mundial ha hecho que los mercados estén mucho más fragmentados y que surjan distintas regiones con sus propios sistemas de gobierno, modelos económicos y normas culturales. Al mismo tiempo, los comportamientos de los consumidores están cambiando rápidamente, con nuevos competidores que atienden a necesidades cambiantes.

El informe reveló que el 91% de las organizaciones están dispuestas y son capaces de operar más como una amplia federación de empresas para responder a entornos empresariales cada vez más fragmentados y más de la mitad (58%) dice que su modelo de negocio cambiará durante el próximo año.

3. Propósito sostenible: Pasar de centrarse en el propósito a dirigirlo

Las organizaciones reconocen la necesidad de tener un propósito que beneficie a todas sus partes interesadas, pero surge una brecha creciente entre las intenciones y los resultados. La paradoja del propósito demuestra los retos a los que se enfrentan para integrar la sostenibilidad en el tejido de sus operaciones y cumplir los compromisos adquiridos en beneficio de todas sus partes interesadas.

El informe revela que el 28% de los directivos afirma no estar personalmente comprometido con la obtención de valor para todas las partes interesadas, y casi la mitad (48%) de las organizaciones señalan que uno de los mayores obstáculos es el equilibrio de sus intereses comerciales.

Sin embargo, hay indicios de que la marea ha empezado a cambiar para salvaguardar las ambiciones de sostenibilidad junto con los beneficios, ya que sólo el 24% de los directivos afirman que considerarían la posibilidad de recortar las inversiones en iniciativas medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG) para no perder la orientación de los beneficios.

4. Suministro sin límites: Romper los límites físicos del cumplimiento

La pandemia mundial puso a prueba las cadenas de suministro. Las organizaciones tomaron medidas drásticas para mantener los bienes en movimiento. Para satisfacer las crecientes expectativas de un cumplimiento de pedidos rápido, flexible, rentable, responsable y sostenible, las organizaciones están rompiendo los límites físicos de sus cadenas de suministro y trasladando la producción al punto de la demanda.

El informe revela que la mayoría (92%) de las organizaciones han aumentado o planean aumentar el uso de microcentros de cumplimiento; un número similar (96%) de organizaciones tienen o planean crear cadenas de suministro regionales.

También en este caso, la alineación con el valor para todas las partes interesadas muestra su importancia, ya que el 80% de las organizaciones afirma que las expectativas de sus clientes en torno a la sostenibilidad han aumentado significativamente en los últimos 12 meses.

5. Realidad virtual: Redefinir la realidad y lo virtual

A medida que los entornos virtuales alcanzan la mayoría de edad, los mundos físico y virtual se difuminan y redefinen nuestro sentido de la realidad y el lugar, al tiempo que crean nuevas formas de vivir, trabajar, consumir y socializar. Tras un año de limitada interacción física, las empresas están apostando por lo virtual: el 88% de las organizaciones están invirtiendo en tecnologías para crear entornos virtuales y, entre ellas, el 91% tiene previsto invertir más.

Aunque la tecnología actual de realidad virtual (RV) se centra principalmente en nuestros sentidos de la vista y el oído, con el tiempo será cada vez más realista, involucrando todos los sentidos y creando una mayor conexión con lo físico.

6. El nuevo método científico: Convertirse en una empresa científica

La pandemia puso de relieve la innovación científica y la situó en lo más alto de la agenda empresarial. Mientras que durante la pasada década todas las empresas se convirtieron en empresas digitales, en la próxima década todas las empresas tendrán que convertirse en empresas científicas y aplicar la ciencia para afrontar los retos fundamentales del mundo.

Trabajar en la convergencia de las nuevas fronteras de la ciencia aportará posibilidades radicales, pero sólo si las organizaciones pueden mejorar sus enfoques de la innovación. El informe reveló que el 83% de las organizaciones están de acuerdo en que adoptar un enfoque científico de la innovación las posicionará para el éxito futuro, y el 82% dijo que invertir en ciencias fuera de sus límites industriales tradicionales será fundamental para el éxito de su organización.

«Si bien las organizaciones se vieron obligadas a adaptarse a la transformación el año pasado, hoy existe un fuerte consenso en que deben cambiar proactivamente sus estrategias, replantear su trayectoria y hacer que su gente se adapte a este nuevo panorama mientras se reinventan para un mañana profundamente diferente», añadió Rippert.