Más del 50% de los adolescentes se consideran adictos a la tecnología. Esta enfermedad se relaciona con un mayor riesgo de sufrir depresión, aislamiento o incluso tendencias suicidas. Olga Valverde, neurobióloga del comportamiento y experta en adicciones de la Universidad Pompeu Fabra insiste, como en otras adicciones: la prevención es la clave, afirma en una entrevista en el Blog de MAPFRE.

¿Por qué enganchan las redes sociales?

Las redes sociales “enganchan” porque es una nueva forma de estar “visible” en el mundo. Es una nueva forma de vivir la realidad. Hasta cierto punto, nosotros podemos manipular lo que mostramos para mostrar sólo una faceta de nuestra vida, aquella que nos parece más atractiva o de la que nos sentimos más satisfechos. Esto nos genera bienestar, una sensación positiva, placentera, ya que podemos tener un control sobre la imagen que proyectamos de nosotros mismos al exterior.

¿Qué pasa en nuestro cerebro cuando recibimos un like?

Nuestro cerebro lo percibe como que hemos tenido éxito en alcanzar nuestro objetivo. Esta situación nos gusta, nos produce una sensación placentera y positiva de forma inmediata. Es una forma simple de producir una activación de nuestro cerebro que dirige su atención a esa circunstancia. Así que seguimos buscando más likes, más seguidores, en definitiva, más éxito.

Desde el punto de vista neurobiológico, esto se traduce en la elevación de mensajeros neuroquímicos que controlan los circuitos de recompensa que están en nuestro cerebro y que responden de manera fisiológica ante estímulos naturales (comer, beber, sexo, relaciones personales), y que nos permiten la supervivencia.

«La exposición al estrés, sobre todo si es mantenido o muy intenso, es uno de los factores que contribuyen al desarrollo de las adicciones o la recaída»

Lee la entrevista completa en la web de MAPFRE