Ping An Insurance ha completado el cierre inicial de Ping An Voyager Partners, un fondo de riesgo en fase de crecimiento. Se han comprometido unos 200 millones de dólares del objetivo previsto de 475 millones de dólares.

La operación, que está destinada a inversores institucionales, realizará inversiones estratégicas en tecnología financiera, tecnología sanitaria e iniciativas relacionadas en todo el mundo. Según confirman, seguirá avanzando en esta estrategia, invirtiendo entre 15 y 35 millones de dólares en cada iniciativa.

Voyager Partners está siendo gestionado por Global Voyager Fund (HK), que es una división de propiedad total de Ping An con un historial establecido en la inversión de riesgo en proyectos Fintech y servicios de salud digital.

Tecnología y salud: ¿En qué invierten?

Entre las empresas en las que Global Voyager ha liderado rondas de inversión en nombre de Ping An se encuentran la estadounidense iCapital Network, una plataforma fintech de apoyo a la inversión alternativa; la china Laiye Technologies, una plataforma de IA y RPA; la alemana PlusDental, un servicio de teledentalización; y la estadounidense Snapsheet, un proveedor de aplicaciones de gestión de reclamaciones de seguros en la nube.

El primer cierre de Voyager Partners incluye, al parecer, dos proveedores de seguros norteamericanos establecidos y una importante aseguradora europea.

La revolución digital

Jonathan Larsen, director de Innovación del Grupo Ping An y presidente y director General de Global Voyager, afirma que «no hay duda de que la revolución digital en las finanzas y la salud ha llegado para quedarse. Hemos logrado un éxito considerable invirtiendo en empresas fintech y de salud digital en fase de crecimiento, estamos seguros de poder aportar esta experiencia a Voyager Partners».

Por su parte, Donald Lacey, director de inversiones de Global Voyager, añade que «las fintech y la salud digital se encuentran ahora en un punto de inflexión extremadamente atractivo, impulsado por la adopción del usuario principal y la adopción agresiva de las instituciones financieras tradicionales de las nuevas tecnologías, como la IA y las plataformas operativas principales nativas de la nube».

«Una de las ideas es combinar las capacidades con los recursos de otras instituciones financieras líderes en el mundo, creando un vehículo que estará aún mejor situado para añadir valor a los negocios en los que invertimos», subraya el directivo.