En 2020, el 24,8% de los consumidores consultó un comparador de seguros antes de finalizar la compra de un seguro, frente al 19,6% de 2019. Y es que, en el último año, las aseguradoras de vida han tenido que replantearse sus estrategias, viéndose empujadas a adoptar mayores niveles de servicios digitales y flexibilidad en la suscripción, un área en la que se han quedado rezagadas.

Si bien el canal directo ya estaba ganando terreno antes de la pandemia, la preferencia de los consumidores por los seguros de vida está destinada a seguir cambiando aún más en los próximos años, especialmente porque las insurtech se dirigen cada vez más a este mercado con productos de pago por uso. Así lo lo revela la Encuesta de Consumidores de Seguros del Reino Unido 2020 de GlobalData.

Seguros a plazos para los ahorros financieros

En el mercado no relacionado con las hipotecas, la proporción de consumidores que buscan servicios de comparación fue mucho mayor, con un 31,6%. La encuesta de GlobalData de 2020 también halló que los ahorros financieros se están convirtiendo cada vez más en una prioridad clave para los clientes de seguros a plazos, con el 69,1% de los consumidores que consideraría usar un rastreador de actividad e intercambiar esos datos con una compañía de seguros de vida solo para obtener recompensas financieras, un aumento de 18,6 puntos porcentuales (pp) en comparación con 2019.

Estos hallazgos, según el analista de seguros de GlobalData, Jazmin Chong, «ilustran cómo los consumidores son cada vez más autosuficientes y conscientes de sus finanzas, especialmente cuando se trata de pólizas de seguro a plazos, un mercado que está fuertemente vinculado al mercado hipotecario. A pesar de ello, los seguros no relacionados con las hipotecas fueron el único producto de seguro a plazos que registró un aumento (+2,2% en nuevas contrataciones en 2020). Mientras tanto, los contratos vendidos en el mercado de seguros a plazos relacionados con las hipotecas se contrajeron un 5,1% en el año. De cara al futuro, GlobalData prevé que los nuevos contratos de plazos relacionados con hipotecas y no con hipotecas crezcan un 4% en 2022”.

Entorno fluctuante

Para los próximos cinco años, el crecimiento del mercado de seguros a plazos se verá impulsado tanto por la recuperación económica como por la eliminación de las restricciones de suscripción de la Covid-19. Además, un mayor número de consumidores adquirirá pólizas de seguro a plazos porque la pandemia ha ilustrado el impacto negativo de acontecimientos sin precedentes. Garantizar la protección de los miembros de la familia en caso de fallecimiento sigue siendo el principal motor de las compras en el mercado de los seguros a plazos.

“Las aseguradoras que ya se han adaptado al entorno fluctuante del mercado -como AIG Life, BGL Group y Aviva- se verán menos afectadas por los cambios de los consumidores. Las que han ido más allá, gamificando o innovando la cobertura, serán las que se beneficien aún más”, indica Chong.

Casos de éxito

Entre ellas se encuentra la aseguradora digital DeadHappy, que ofrece seguros de pago por uso. Su proceso de solicitud invita a los clientes a crear un “deseo de muerte”, algo que hace que el proceso sea más desenfadado y atraiga a un público más joven que normalmente no piensa en la muerte. Además, Bequest, una empresa de seguros totalmente digital, lanzó en julio de 2021 una póliza de seguro a plazo fijo de pago por uso, que ofrece una cobertura instantánea dirigida a padres y familias. Bequest ha captado rápidamente el interés de la inversión de capital de riesgo, asegurando 1,7 millones de libras esterlinas en financiación inicial al lanzar su nuevo producto.

“Si las tecnologías de seguros son capaces de agilizar la incorporación de la protección, ofreciendo un proceso de reclamaciones sin problemas y proporcionando la flexibilidad financiera que prometen, estarán estableciendo un nuevo estándar para la prestación de servicios y satisfaciendo las nuevas demandas de los consumidores”, añade el analista de GlobalData.

Del mismo modo, los seguros basados en el uso en el ámbito de los automóviles personales se han vuelto cada vez más populares entre los consumidores debido al impacto de la pandemia y han dado lugar a que aseguradoras tradicionales, como Covea, se asocien con insurtechs, en el caso anterior con By Miles, con el fin de seguir llegando a los clientes.