El Open insurance se ve con buenos ojos entre las aseguradoras, ya que tiene el objetivo de aumentar la inclusión del seguro. Sin embargo, todavía debe ser analizado y debatido, ya que Brasil es el primer país del mundo en crear la regulación para este mercado de seguros abierto.

Esta fue la tónica del debate del panel ‘Seguro Abierto – Retos de la implantación’, celebrado en el marco de Conseguro 2021. El acto fue abierto por Alexandre Leal, director ejecutivo de la CNseg, que afirmó que la implantación del seguro abierto es un gran reto y, por tanto, requiere mucha discusión y debate. Pero, reseñó, su aplicación también trae consigo grandes oportunidades.

En su opinión: «La gobernanza es una de las principales preocupaciones, así como la protección de los datos de los clientes».

Otro punto relevante fue la participación del corredor en este proceso.La figura del corredor fue evaluada como figura central en la distribución de productos, «al actuar como asesor financiero del cliente, tendrá grandes oportunidades con el crecimiento del mercado», afirmaron los participantes.

Estandarizar la tecnología, el gran reto

Para Leonardo Brasil, jefe del Departamento de Tecnologías de la Información de la Superintendencia de Seguros Privados (Susep); el seguro abierto presenta grandes retos. «Una de ellas es la conectividad, ya que hoy en día existen diferentes entornos tecnológicos en las empresas».

«Cómo se va a estandarizar esto, para que las conexiones se realicen de forma moderna, rápida y segura, es sin duda un reto, así como la construcción de las plataformas que crearán un ecosistema con otros actores. Cómo hacer esta integración es uno de los puntos que requerirá más atención por parte de todos».

Otro reto -señaló- es cómo mostrar al consumidor las ventajas de este sistema. En este aspecto, añadió, el corredor será un aliado importante, que puede actuar de forma consultiva. Así, «en lugar de ser arrollados por la ola, podremos cabalgarla», afirmó.

En esta misma línea, Thiago Barata, coordinador del proyecto de Seguros Abiertos de Susep, reforzó la idea de que el seguro abierto significa crear el entorno para que los consumidores y las aseguradoras accedan y compartan datos de forma segura y conveniente.

Estos datos se utilizarán para desarrollar productos y servicios innovadores para los consumidores de seguros y pensiones, así como para integrarlos con la banca abierta. «Este es un proceso inevitable. Sucede en todo el mundo y en todos los segmentos de la economía. Nos basamos en experiencias de otros países, como Inglaterra, China, Estados Unidos y México. Hemos estado trabajando estrechamente con el Banco Central, buscando la alineación con la banca abierta, dijo.

“Necesitamos recrear la rueda”

Por su parte, Chen Wei Chi, socio de Transformación Digital e Innovación para Servicios Financieros de EY, Brasil es pionero en la implantación del seguro abierto. «Se trata del primer modelo regulado de seguro abierto en el mundo. El hecho es que todos estamos mirando a la banca abierta, lo que significa que no necesitamos recrear la rueda», dijo. Para él, como la banca abierta ya está ocurriendo, será posible utilizar esta experiencia para evitar problemas en los seguros abiertos».

Chen Wei Chi comparó el momento actual con los años 90, cuando apareció Internet. Según él, aún no conocemos las dificultades, pero estamos seguros de que en unos años tendremos un nuevo mercado, con el cliente en el centro de la estrategia de todos, lo que cambia la forma de distribución, los productos y servicios, además de la comprensión del cliente.