“Las aseguradoras deben innovar para mantener los beneficios y el crecimiento a medida que la tecnología altera las necesidades de los consumidores en materia de seguros y cambia la forma en que compran la protección”, afirma Moody’s Investors Service en su último informe.

Para la agencia, la rápida adopción de la tecnología digital por parte de las empresas y los consumidores durante la pandemia ha puesto de manifiesto su importancia fundamental para el sector de los seguros.

Además, el informe recuerda que las aseguradoras utilizan cada vez más los datos de las redes sociales y de los dispositivos conectados a Internet para obtener información procesable sobre el comportamiento de los asegurados, algo que “favorece los márgenes de suscripción”. Sin embargo, alerta el informe: “A largo plazo, los dispositivos interconectados, como los coches sin conductor, harán que ciertos accidentes y lesiones comunes sean menos frecuentes, reduciendo la demanda de algunos productos de seguros tradicionales”.

¿Cómo seguir siendo competitivas?

«Para seguir siendo competitivas, las aseguradoras pueden buscar alianzas de distribución con grupos de Big Tech, o con actores dominantes en sectores adyacentes, como la fabricación de automóviles», destaca Helena Kingsley-Tomkins, vicepresidenta-analista senior de Moody’s.

«Pero -agrega la ejecutiva- las aseguradoras se arriesgan a una erosión del margen de beneficios si se vuelven dependientes de sus socios para generar ventas y pierden gradualmente el control sobre sus relaciones con los clientes».

En un escenario más grave, las grandes empresas tecnológicas o los fabricantes de automóviles podrían incluso empezar a ofrecer seguros ellos mismos, desplazando a los operadores tradicionales de algunos mercados rentables.

Nuevos riesgos que obliga a «una cultura de innovación continua»

Por otro lado, el informe revela que la difusión de los dispositivos conectados también conlleva nuevos riesgos, sobre todo los relacionados con la ciberseguridad y el mal funcionamiento del software. Sin embargo, desde Moody’s ponen de relieve que a “las aseguradoras les resultará difícil cubrirlos, ya que las múltiples interconexiones entre los dispositivos inteligentes aumentarán la correlación de eventos, lo que hará más probables las pérdidas graves”.

No obstante, espera que la disrupción impulsada por la tecnología sea relativamente gradual, dando tiempo a los actores innovadores para adaptarse. “Los operadores tradicionales tendrán que fomentar una cultura de innovación continua y crear operaciones digitales ágiles y sólidas capacidades de datos para adelantarse a sus colegas y convertirse en socios valiosos de los operadores adyacentes”, puntualiza el informe.