Durante la conferencia (Re)Connect, Eduardo Pérez de Lema, CEO de MAPFRE RE, mantuvo una charla con Rachel Dalton, periodista especializada de la publicación Insurance Insider, entre otros temas, sobre las lecciones aprendidas tras la creciente gravedad y frecuencia de las catástrofes naturales, así como su adaptación tras la COVID-19.

«La realidad es que durante muchos años hemos demostrado nuestra fortaleza a la hora de absorber esta volatilidad y eso subraya la gran responsabilidad que tenemos para con la sociedad; sin embargo, es una lástima que aún exista una brecha tan grande de protección, con un gran número de pérdidas generadas por las catástrofes naturales no aseguradas, en particular en regiones en las que sería de lo más necesario».

A este respecto, considera que «tenemos muchas responsabilidades, en gran medida, centradas en superar las brechas de protección» mediante la adecuada identificación, valoración y modelización de los riesgos; haciendo que la cobertura de seguros resulte más accesible y ampliando las fronteras de las garantías proporcionadas, para que se pueda ofrecer la protección ante los riesgos que hoy no son asegurables o en lugares en los que la cobertura no es asumible.

Las pérdidas por catástrofes naturales están en alza porque su dureza está aumentando y porque los peligros secundarios incrementan la factura total de las catástrofes. Para el CEO de MAPFRE RE “este aumento no puede considerarse una sorpresa. Es normal que tengamos eventos frecuentes. Además, si estos llamados peligros secundarios nos pillaran por sorpresa en su conjunto; sería algo muy preocupante”, apuntó.

«Hay que mejorar y definir la garantía de los ciberriesgos»

En cuanto a los ciberriesgos, el ejecutivo opina que solo pueden aumentar. “No cabe duda de que habrá una mayor demanda de cobertura. En cinco años, llegaremos a ese terreno”, explicó. “Nuestra visión es: aún hay que mejorar en definir la garantía. MAPFRE, como Grupo, ya comercializa ciberproductos con cobertura afirmativa en ciertos mercados, especialmente en España, para ciertos segmentos de clientes»,

Por último, sobre la inversión medioambiental, social y de gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés), en las que Pérez de Lema identifica una responsabilidad incuestionable y cambios en la forma de trabajar tras la pandemia. “Probablemente haya que trabajar más en la parte social de la ecuación para garantizar que la sociedad esté mejor protegida”, apuntó.

Consulte la entrevista completa en aquí.