WhatsApp

El Consejo Administrativo de Defensa Económica (Cade), la Autoridad Nacional de Protección de Datos (ANPD), la Secretaría Nacional del Consumidor (Senacon) y el Ministerio Público Federal (MPF) han emitido una recomendación para que WhatsApp posponga la implementación de su nueva política de privacidad.

Según el escrito «las nuevas normas comunicadas por la aplicación han causado controversia desde que se anunciaron, en octubre del año pasado». Esta controversia se centra en el «consentimiento forzado» para que los usuarios permitan compartir información con otras plataformas de Facebook, que controla WhatsApp.

El usuario que no esté de acuerdo con la nueva norma se enfrentará a restricciones en el uso de la aplicación. Debido a la controversia, la empresa pospuso la aplicación de la política para el próximo día 15 de mayo.

Los reguladores, sin embargo, recomendaron a WhatsApp y Facebook un nuevo aplazamiento, hasta que se adopten las sugerencias realizadas. Entre ellas, que los usuarios que no acepten la nueva política de privacidad podrán seguir utilizando la aplicación y teniendo acceso a los mensajes y archivos.

El documento señala además que «la restricción de acceso a las conversaciones y archivos, así como a otras funciones de la app de WhatsApp, si no se respetan las condiciones de uso, limita de forma desproporcionada e indebida el derecho del consumidor».

Vulneración de derechos

WhatsApp ha enviado mensajes a los usuarios recordando que aquellos que no acepten las condiciones hasta el día 15 no verán eliminadas sus cuentas, pero las funciones de la app estarán limitadas.

Cade, MPF, ANPD y Senacon destacaron que la nueva política de privacidad puede suponer una vulneración de los derechos de los usuarios y que WhatsApp aún no ha adaptado sus normas a la Ley General de Protección de Datos (LGPD). Por lo tanto,  recomendó que Facebook no utilice los datos de WhatsApp hasta que los organismos reguladores se posicionen al respecto.

«Las plataformas multilaterales pueden utilizar sus mecanismos de innovación tecnológica y sus políticas comerciales como herramientas para eliminar la competencia, y no está claro si tales herramientas son indispensables para que logren la eficiencia y beneficien a los consumidores«, dijeron los organismos.