ciberseguro

Según el informe de Marsh, el bufete de abogados internacional CMS y la firma de ciberseguridad global Kivu ‘The Changing Face of Cyber Claims 2021, los ciberataques supusieron el 80% de los incidentes ocurridos en Europa continental el año pasado, frente al 70% en 2019.

El estudio, que analiza los incidentes en el seguro cibernético gestionados por el bróker en Europa continental entre 2016 y 2020, revela que los ataques de ransomware representaron el 32% de ciberataques, más del doble de lo registrado entre 2016 y 2020 (14%). En general, los incidentes en el seguro cibernético en Europa continental aumentaron un 8% en 2020.

Las primas de ciberseguros también crecen

Las primas de ciberseguros, por su parte, también experimentaron un crecimiento: un 39% en todos los sectores -entre los clientes de Europa continental de Marsh- durante el primer trimestre de 2021, frente al 37% en el cuarto trimestre de 2020.

Además, el sector industrial (104%); comunicación, tecnología (153%); y servicios profesionales (200%) fueron los cuatro sectores principales donde más aumentaron estos incidentes en 2020. Los sectores más afectados (instituciones financieras, industrial, comunicación, tecnología y servicios profesionales) se mantienen sin apenas cambios desde 2019.

La pandemia, una oportunidad para los ciberdelincuentes

El informe señala que a medida que la pandemia se apoderó de Europa durante marzo y abril de 2020, los ciberdelincuentes se aprovecharon de la preocupación social y de la necesidad de información sobre la Covid-19 para diseñar una ola de ataques temáticos, que combinaban tácticas bien establecidas y malware.

Jean Bayon de La Tour, jefe de Cyber para Europa Continental de Marsh, señaló que: “los ciberataques y los ransomware, específicamente, se están volviendo cada vez más dañinos, ya que los ciberdelincuentes buscan debilidades en el esquema de protección de las empresas junto con debilidades inherentes a la condición humana, como la curiosidad. Simplemente, no se trata de si una empresa será o no atacada, sino de cuándo se producirá este ataque”.

Por ello, aconseja el establecimiento de planes y protocolos de contingencia, y la creación de equipos eficientes de respuesta a incidentes que puedan activarse rápidamente para gestionar la crisis. “Si bien la ciberseguridad y la ciberpreparación representan la primera línea de defensa, el seguro cibernético puede ayudar a mitigar la gravedad de un incidente, contribuyendo a la recuperación del negocio tras una interrupción del sistema, y, por tanto, al aumento de la resiliencia”, añadió Bayon.