Cuando cae la noche en el Amazonas, la oscuridad se cierne sobre sus habitantes. Las lámparas de queroseno son el único halo de luz que les permite ver cuando desparece el sol. Sin embargo, su utilización es altamente tóxica y crea graves enfermedades, incluso la muerte.

Esa es la razón de la existencia de Light Humanity, un proyecto 100% social, nacido en 2018, y cuya misión es facilitar el acceso universal a la energía solar, mejorar la vida, dar seguridad y frenar la mortalidad de las familias ribereñas a través de la energía solar.

En un artículo de Anoche tuve un sueño para MAPFRE, se aportan todas las claves sobre la iniciativa de Eugenio García-Calderón, ingeniero de formación, quien impulsó esta iniciativa para cambiar la vida de las personas y proteger el medio ambiente.

Más información de esta iniciativa aquí