Lemonade acaba de comunicar que Lemonade Car ya está disponible en Illinois. El producto funcionará con un modelo basado en el uso para medir el comportamiento de los conductores, incluida la frecuencia con la que conducen.

Asimismo, la aplicación controlará la telemática y también incluye opciones de asistencia en carretera 24/7, detección de accidentes y envío de servicios de emergencia.

«La aplicación Lemonade, basada en la telemática, mide la frecuencia y la seguridad con la que la gente conduce, lo que creemos que dará al cliente la mejor experiencia y precio, permitiéndonos fijar un precio justo y evaluar el riesgo adecuado para nuestra cartera de negocios», dijo un portavoz de Lemonade a Digital Insurance.

Además, también permitirá a los clientes presentar reclamaciones utilizando Blender, el sistema operativo de seguros de la compañía. Los clientes también pueden solicitar servicios como la recarga de emergencia de la batería del vehículo eléctrico, el seguimiento de las reparaciones y el remolque a través de la aplicación.

Cuidar el medioambiente

«Como parte de nuestro compromiso de apoyar a los conductores que eligen vehículos respetuosos con el medio ambiente, queríamos asegurarnos de que sus necesidades estuvieran cubiertas en una variedad de casos», dijo el portavoz.

Por ello, la insurtech planea incentivar la reducción de las emisiones de CO2 al tener mejores tarifas para los vehículos eléctricos y los coches híbridos, así como para los conductores con poco kilometraje.

Shai Wininger, director general y cofundador de Lemonade, dijo en un comunicado: «Queríamos presentar un producto que no sólo reinventara la forma en que la gente compra un seguro de coche, gestiona su póliza y presenta reclamaciones, sino que también hiciera algo bueno por el planeta. Como no podemos dejar de usar los coches todavía, ayudaremos a compensar el CO2 emitido por los coches de nuestros clientes financiando la reforestación de forma continuada. Gracias a la tecnología telemática de nuestra aplicación, podemos calcular la cantidad de dióxido de carbono que emite cada trayecto y plantar árboles en consecuencia»