No era un secreto el siguiente paso de la estadounidense Lemonade para establecerse en Europa. Francia era el siguiente país de la lista y desde su web ya se confirma que está operando en el país con un seguro de alquiler que empieza a coger forma.

Previamente, ya se había establecido en los Países Bajos en abril de este año y en Alemania en junio de 2019.

«Aunque el mercado de seguros francés es uno de los más desarrollados a nivel mundial, creemos que la mezcla única de valor, valores y tecnología de Lemonade destacará al consumidor francés, ofreciendo la posibilidad de obtener un seguro rápido, personalizado y orientado a la misión, con unos pocos toques», afirma la insurtech en su Twitter. «El seguro de hogar es a menudo requerido legalmente en Francia, lo que lo convierte en una oportunidad convincente para el próximo lanzamiento de Lemonade en un país europeo», dijo Daniel Schreiber, CEO y cofundador de Lemonade.

Luko, un fuerte competidor

Afianzarse en Francia no será fácil, afirman numerosos expertos, ya que tendrá que enfrentarse a Luko, la startup francesa de InsurTech ha cerrado una ronda de inversión de 50 millones de euros de la serie B esta semana. La empresa local ya posee 100.000 clientes en sus libros, según revela la web techcrunch.

Desde que salió a bolsa, Lemonade ha seguido dando pasos estables, firmado una asociación con Tokio Marine para mejorar las operaciones de la aseguradora japonesa en octubre. Tokio esperaba crear una gama de nuevos productos y servicios que satisficieran las cambiantes expectativas de los clientes. No obstante, hace un par de semana la prensa estadounidense se hacia eco de los resultado trimestrales en negativos.

El producto de Lemonade en Francia está diseñado específicamente pensando en el cliente francés, pero con la «experiencia Lemonade», es decir: sencillo e impulsado por la inteligencia artificial; con reclamaciones instantáneas y la capacidad de apoyar a organizaciones benéficas locales y mundiales a través del Giveback anual de la compañía.

Además, y de forma similar a los productos alemán y holandés, el producto francés tiene el beneficio de estar basado en la Póliza 2.0 de la compañía, «un nuevo tipo de póliza de seguros hecha para el siglo XXI», concluye la compañía.