Tres factores clave están impulsando el mercado de los seguros cibernéticos: los ataques de ransomware desenfrenados, las tarifas más altas (rates) y los cambios en la regulación – las tres R.

Según revela Howden en un informe sobre el panorama de los riesgos cibernéticos titulado Cyber Insurance: A Hard Reset. La principal amenaza cibernética a la que se enfrentan todas las empresas es el rasomware: El número de este tipo de ataques en todo el mundo aumentó un 170% entre el primer trimestre de 2019 al cuarto trimestre del 2020.

Junto a esto se suma que la gravedad de los incidentes ha crecido enormemente. En el caso de las empresas estadounidenses que decidieron pagar un rescate en el primer trimestre de 2021, el coste medio aumentó en más de un 400% en comparación con 2019.

Cabe destacar que un 32% de las empresas que pagó un rescate en 2020 se vio obligada a realizar desembolsos adicionales para recibir sus datos, mientras que un 8% no los obtuvo jamás. En definitiva, un 40% de las compañías que negociaron con los ciberdelincuentes fue engañada y obligada a pagar más de lo inicialmente establecido o no recibió nunca su información, nueve puntos porcentuales más que el 31% de 2019.

Ransomware, el más dañino y costoso 

Como consecuencia, el coste medio de la remediación del ransomware a nivel mundial también ha aumentado en 2021 hasta alcanzar los 1,85 millones de dólares un 145% más que los 700.000 dólares que suponía un año antes. Los costos promedio de remediación en una serie de mercados importantes, incluidos los Estados Unidos, ahora superan los 2 millones de dólares.

La facilidad para acceder a nuevos kits y servicios de ransomware de manera económica, conocido como Ransomware as a Service (RaaS), combinada con nuevos métodos en la forma de atacar los datos han producido un gran aumento en la frecuencia y la gravedad de los ciberataques. Dentro de estos nuevos métodos de ataque destaca el cifrado y la revelación de datos.

Crecimiento del ciberseguro: 20.000 millones de dólares en cuatro años

Todos estos factores han provocado un mayor aumento de las tarifas a medio plazo en el mercado de seguros, ya que las aseguradoras reaccionaron a tiempo para anticiparse a la espiral de costes de los siniestros.

Según datos de Howden, los precios de los ciberseguros en todo el mundo han aumentado una media del 32% interanual en junio de 2021 y un 50% si se compara con principios de 2019. Al mismo tiempo, las aseguradoras están exigiendo mayores medidas de seguridad a las empresas y solo están dispuestas a ofrecer servicios de seguros si están satisfechas con la solidez los sistemas de los potenciales clientes.

El ciberseguro ha sido hasta hace poco un negocio lucrativo para las (re)aseguradoras, y el mercado ha crecido sustancialmente en los últimos cinco años. La prima bruta emitida (GWP) se ha duplicado con creces desde 2016 (creciendo a una CAGR del 22%), superando significativamente al sector comercial más amplio de P&C. Se prevé un ritmo de expansión similar para el mercado cibernético mundial en los próximos años (con una CAGR del 23%), lo que haría que el GWP se acercara a los 20.000 millones de dólares en 2025.

Riesgos y potencial

En definitiva, el aumento del riesgo cibernético, está dando un fuerte impulso al mercado de los ciberseguros. Ninguna otra línea de negocio tiene un panorama de riesgos tan fluido, por un lado, y un potencial de crecimiento tan grande, por otro. Estas tensiones se manifiestan actualmente en el mercado, con un aumento de la demanda de cobertura cibernética específica en un momento en que la oferta del mercado está disminuyendo.

Sin embargo, el grado de progresión hasta la fecha apunta a un mercado cibernético que se está adaptando y respondiendo a las megatendencias que están poniendo en primer plano la tecnología y la digitalización.

«El sector de los seguros está innovando y desarrollando soluciones para las necesidades cambiantes de los clientes, al tiempo que resuelve los siniestros de forma rápida y coherente», concluye Howden en su informe.