Pese al golpe que la Covid-19 ha asestado a toda la sociedad, las insurtech siguen atravesando un gran momento. La inversión en este tipo de compañías se situó en 6.000 millones de dólares en 2020, cifra a la que habría que añadir los más de 1.000 millones de dólares captados en las salidas a Bolsa de Root y Lemonade, superando así los 7.000 millones de inversión. Éstos son algunos de los datos que recoge de la quinta edición del informe ‘Insurtech Global Outlook 2021’, elaborado por NTT DATA.

Aunque la inversión global no se resintió demasiado, el número de operaciones se redujo significativamente: de 434 en 2019 a 277 en 2020. Como consecuencia de ello, la cuantía media de la inversión en las operaciones se elevó hasta los 33 millones de dólares, alrededor de 11 millones más que un año antes.

Además, el impacto de la pandemia se hizo notar especialmente cuando arrancó el confinamiento. “Hubo una correlación entre la pandemia y las inversiones. A medida que se ha ido solventando la situación, se ha incrementado el ritmo de inversión”, comentaba Richard Calvo, responsable de Insurtech de Everis, consultora de NTT Data, en la presentación del estudio. Como consecuencia de la incertidumbre, la inversión media se redujo a menos de la mitad entre el último trimestre de 2019 y el primero de 2020.

No obstante, la inversión media se duplicó en el segundo trimestre, comenzando un periodo de fuerte crecimiento, hasta alcanzar el récord histórico de 33 millones de inversión media en el cuarto trimestre del pasado ejercicio.

EE.UU. lidera el mercado insurtech

En cuanto a la inversión por áreas geográficas, se hizo hincapié la mayor madurez del mercado insurtech en Estados Unidos. “Está cinco años por delante de Europa o Asia”, apuntaba. Además, remarcó que el Viejo Continente está estancado en los niveles de 2017. Por el contrario, indicó que “en el mercado asiático se cumplen los pronósticos de crecimiento”, marcando una tendencia ascendente año tras año.

El informe también pone de manifiesto el liderazgo de Estados Unidos, acaparando el 71% de la inversión en insurtech, por delante de Reino Unido (8%), Japón (7%) y China (6%). Además, Calvo especificó que los inversores estadounidenses y chinos apuesta preferentemente por inversiones en empresas locales, mientras que los inversores japoneses y británicos Unido concentran su inversión en Estados Unidos.

Asimismo, destacó que en 2020 se produjeron las primeras salidas a Bolsa de compañías insurtech: Lemonade y Root—, mientras que otras cuatro empresas —Oscar, Policy Bazaar, Hippo y Metromile— llegarán al parqué este año.

El Seguro aumenta su inversión

Si nos centramos en el papel de las entidades aseguradoras, observamos que su inversión en startups aumentó un 60,5% interanual en 2020, alcanzando los 1.570 millones de dólares. Sin embargo, la inversión en empresas insurtech se mantiene estable, situándose en 455 millones (460 millones en 2019). Por tanto, las aseguradoras destinan el 38% de su inversión en startups a empresas insurtech, mientras la parte mayoritaria (62%) se dirige a compañías de servicios financieros, cuidado de la salud o ciberseguridad. Además, en el último año se ha reducido significativamente la inversión en startups en una fase inicial (4% de la inversión total en 2020, frente al 16% 2019), apostando preferentemente por empresas en una etapa de crecimiento (74% del total).

Cabe señalar que el 70% de las operaciones de aseguradoras en empresas insurtech ‘standard’ —compañías jóvenes que empiezan a traccionar sus modelos— fueron realizadas por entidades europeas, invirtiendo principalmente en startups del propio continente.

Calvo también habló acerca de la irrupción de los ‘ecosistemas líquidos’, en los que “las líneas de negocio están cada vez más difusas”. Un ejemplo de ello es el ámbito de la movilidad, que tiende hacia una ‘smart mobility’, donde confluye el seguro basado en el uso, el aseguramiento de plataformas car sharing, el uso de patinetes, etc. Y también en la salud, incorporando la prevención o un modelo de ‘salud como servicio’.