El riesgo cibernético es la principal preocupación de los gerentes de riesgos y los ejecutivos a nivel mundial.

Según la Encuesta Global de Gestión de Riesgos Aon 2021, la ciberseguridad fue clasificada como uno de los 10 principales riesgos por todos los sectores encuestados y para todos los puestos de trabajo, incluidos los directores financieros, los directores generales y los directores de personal. También se prevé que sea uno de los principales riesgos en 2024.

El cambio climático subió al puesto 23 en la encuesta, desde el puesto 31 en la encuesta de 2019, pero los ejecutivos no consideran que vaya a suponer una amenaza principal dentro de tres años, puntualiza el broker.

¿Qué pasa con el clima?

«Desde la perspectiva de Aon, el cambio climático no es solo un riesgo emergente. Es un riesgo urgente», señala el informe bienal.

El cambio climático representa una «amenaza sistémica» que va a justificar un cambio fundamental en la forma en que las empresas piensan y planifican el futuro, dijo Aon.

La pandemia mundial de COVID-19 ha tenido un efecto dominó en otros tipos de riesgo, como la mayor concienciación sobre la reputación y la cibernética, ya que los riesgos de larga cola son cada vez más importantes de gestionar, añade este informe.

Por otro lado, señala Lambros Lambrou, director general de soluciones de riesgo comercial de Aon, en un comunicado: «Los riesgos de larga cola no son eventos aislados. Están interconectados de forma innata, como hemos visto con la pandemia de COVID-19, que ha cambiado fundamentalmente la forma en que funciona el mundo, revelando nuevos riesgos y reordenando las prioridades en la C-suite».

Riesgos pandémico, se cuela en el Top 10

«La preocupación por la gestión de estos riesgos inmediatos puede comprometer la capacidad de las empresas para invertir en los riesgos del futuro», dijo Lambrou.

El riesgo pandémico entró en el ranking de los 10 primeros por primera vez, saltando al séptimo lugar, desde el puesto 60 en 2019. La pérdida de ingresos reportada por el riesgo pandémico aumentó al 79% en 2021, frente al 2% en 2019, dijo Aon.

«La pandemia actuó como catalizador y lupa acelerando los cambios en la forma de operar de las empresas», añade el informe.

Irrupción de negocio, el segundo riesgo

La interrupción del negocio subió al segundo lugar, alerta Aon. Desde el cuarto lugar en 2019, impulsado por los cierres inducidos por la pandemia. Los ejecutivos de Asia-Pacífico, Europa y los de los sectores de la energía, los servicios públicos y los recursos naturales, la hostelería, los viajes y el ocio, y las ciencias de la vida lo clasificaron como su principal preocupación.

Los fallos en la cadena de suministro/distribución también volvieron a situarse entre los 10 primeros puestos, en octavo lugar, agravados por la pandemia y varios acontecimientos de gran repercusión, los cambios normativos y las inclemencias meteorológicas, según Aon.

Para muchas organizaciones, la definición de fallo de la cadena de suministro y de interrupción de la actividad se ha ampliado, pasando de estar basada en el evento a estarlo en el impacto, y de la propiedad a la no propiedad, según el informe.

Los resultados se basan en una encuesta realizada a más de 2.300 ejecutivos de empresas públicas y privadas de 60 países de 16 sectores.