El cambio más importante que se está dando en el sector asegurador tiene que ver con la posibilidad de configurar y lanzar nuevos productos. Así lo ha explicado Juan Mazzini, analista senior de Celent, en el webinar ‘Principales prioridades en tecnología para aseguradoras en 2021’.

Productos que duren horas o tan sólo minutos, que tengan una cobertura muy específica, seguros paramétricos cuyos índices producen el pago sin que el consumidor tenga que poner una denuncia de siniestro… infinitas posibilidades que mejoran la experiencia de cliente y suponen el factor diferenciador ante la gran competencia que hay en el mercado.

La tecnología es la clave y 2020 ha sido un año como no ha habido otro en el seguro. La pandemia ha forzado a las aseguradoras a priorizar las iniciativas que tenían planeadas poniendo mucho más foco en la digitalización de los procesos que puedan asegurar la continuidad de negocio. Desde facilitar herramientas para que la gente pudiera trabajar en su casa a contratar una póliza o gestionar un siniestro digitalmente.

América Latina se muestra optimista con el futuro

Celent ha elaborado una encuesta dirigida a veinte aseguradoras de distintos países de América Latina de cara a analizar su negocio para este año. El 2021 lo enfocamos como un año en el que, aunque todavía hay mucha incertidumbre sobre la vuelta a la normalidad en cuanto a las operaciones de negocio, el 50% de las aseguradoras consultadas son optimistas en poder hacerlo hacia finales del segundo semestre.

Según la encuesta, la actitud es la de seguir optimizando los procesos, construir organizaciones que sean resilientes a los ciberataques y continuar en el camino de intentar crecer y de retener clientes. ¿Hasta qué punto es esto posible? Según Mazzini, “es una mezcla del nivel de la recuperación y de la velocidad de las economías de cada país, además de la experiencia de cliente que las aseguradoras puedan entregar a esos clientes”. A partir de ahí, el manejo de la pandemia va a ser fundamental.

Las dudas que hay todavía en cómo va a evolucionar la situación sanitaria provocan que, de momento, las aseguradoras tengan planificado aumentar muy levemente el presupuesto en tecnología. Actualmente, cerca del 40% lo dedican a mantener lo que tienen, el 60% va destinado a implementar nuevos sistemas y, el resto, se dirige a innovación.

Estos presupuestos en IT van a ayudar a acelerar los procesos de transformación digital y a que se embarquen en nuevas iniciativas para mantener el negocio. “A día de hoy las compañías tienen mucha más conciencia de lo que significa retrasar sus agendas de transformación digital. El caso es que van a tener que seguir invirtiendo en esto porque la diferencia competitiva estará en la experiencia que le ofrecen al cliente”, señala Mazzini.

El foco tecnológico

Las áreas de tecnología donde se sigue poniendo el foco es muy similar al de 2020. Las aseguradoras continúan invirtiendo en portales, transformación de sistemas obsoletos y de la experiencia de cliente. Además, el uso de la nube sigue siendo una opción real para las compañías en casi todas las categorías de soluciones. “La mayoría de las organizaciones ya entienden que el uso de la nube ayuda a sus capacidades estratégicas de negocio, de forma que ya la utilizan o están dispuestas a utilizarla. Esto significa un gran cambio con respecto a hace cinco años”.

La Inteligencia Artificial sigue siendo considerada una tecnología clave en el proceso de transformación. Desde Celent esperan que las aseguradoras continúen invirtiendo en este aspecto con el fin de dar sentido a los datos y así generar acciones concretas que permitan tomar mejores decisiones, reducir costes, detectar un fraude, etc. En este sentido, la encuesta señala que el 45% de ellas están interesadas en adoptar sistemas antifraude, el 40% en procesos de lenguaje natural y el 35% en reconocimiento de imagen.

Otro aspecto que destacan es la ciberseguridad, puesto que el 55% de las aseguradoras de América Latina han sufrido algún ciberataque en los últimos tres años. Estas compañías destinan un 7% de su presupuesto a este tema, un porcentaje que “pensamos que va a aumentar por las crecientes amenazas”. De hecho, el 35% de ellas tiene ya un ciberseguro o planea tenerlo.

«El 55% de las aseguradoras de América Latina han sufrido algún ciberataque en los últimos tres años. Estas compañías destinan un 7% de su presupuesto a este tema»

¿Cuáles son las tecnologías clave que deben tener las aseguradoras?

Juan Mazzini las llama el ABC de la tecnología:

  1. Artificial Intelligence. Nos está llevando a niveles impensables de cómo podemos interpretar los datos, si bien no hay que olvidar el factor humano para ciertos procesos en relación con el cliente.
  2. Big Data. Combinados con la IA, los datos es donde adquieren mayor sentido, aunque también pueden estar asociados a la utilización de sensores que permiten adquirir más datos de terceras partes (Internet de las Cosas) y que ayudan a entender mejor un riesgo estableciendo modelos preventivos y de suscripción de cliente.
  3. Cloud. Las compañías ganan capacidades al utilizar la nube gracias a su agilidad.