Pocos ramos han dado tanto que hablar en los últimos años como el ciberseguro. De hecho, Accenture ha pronosticado un crecimiento de 25.000 millones de dólares en primas anuales de ciberseguro a nivel mundial para 2025, lo que supone un aumento del 500% respecto a los 5.000 millones de dólares actuales.

«La demanda nunca ha sido tan alta», afirma la consultora. «Tampoco lo han sido las tarifas. Y la sociedad sigue digitalizándose a buen ritmo», añade. Pero, se pregunra: ¿son las cosas realmente tan sencillas para las aseguradoras cibernéticas como estos factores las hacen parecer?

Aunque el ciberseguro promete a los suscriptores una escala y unos márgenes atractivos, podría ser fácilmente su mayor reto desde el punto de vista del producto. Las exposiciones son nuevas y complejas. El espectro de las pérdidas catastróficas arroja una sombra sobre el libro. Y la volatilidad amenaza con ahogar el mercado.

El sector cibernético se encuentra en una encrucijada, pero existe un camino rentable para el crecimiento, en beneficio de las aseguradoras, sus clientes y toda la economía digital, añade el informe de la consultora.

 

Asegurar la economía de la nube hiperconectada

La primera pregunta que deben hacerse los ciberseguros es por qué. ¿Por qué el ciberseguro?, afirma Accenture.

«La economía digital necesita un sector de seguros de ciberseguridad fuerte, del mismo modo que la economía física necesitaba asegurar la seguridad del transporte marítimo. Los seguros cibernéticos no sólo aportan una red de seguridad para las empresas individuales que se encuentran en el lado equivocado de un ciberataque, sino que promueven la inclusión en la economía digital de forma más general, algo que seguramente ayudará, y no obstaculizará, nuestros intentos de resolver los mayores problemas a los que nos enfrentamos como especie», asegura este informe.

Los incidentes cibernéticos han aumentado en los últimos años, incluyendo el ransomware, la violación de datos y los ataques de denegación de servicio, muchos de ellos ejecutados mediante técnicas de phishing, auguran los expertos de la consultora. «El ransomware, en particular, ha experimentado una escalada tanto en frecuencia como en gravedad, impulsado por modelos perversos de ransomware como servicio y nuevos métodos de ataque como la doble extorsión», concluyen.