La mitad de las empresas de servicios financieros y de seguros (FS&I) no están aprovechando la oportunidad de implementar la tecnología que es vital para apoyar la gestión de riesgos y el cumplimiento en línea con las normas reglamentarias.

En un informe de Atos titulado «The realization for change: accelerating action now« basado en una encuesta realizada a 800 responsables de la toma de decisiones de alto nivel se revela cómo los líderes del sector de servicios financieros e industriales reconocen ampliamente la importancia de modernizar y transformar sus enfoques de la gestión de riesgos y el cumplimiento normativo, así como la ciberseguridad, la reinvención del modelo de negocio y el gobierno ambiental, social y corporativo (ASG), pero que muchos todavía están decidiendo cómo abordar estos desafíos.

Los datos de la consultora pone de relieve que el 79% de los líderes del sector mundial de servicios financieros e industriales consideran que las inversiones en tecnología son las que más contribuyen a la resiliencia de las empresas, mientras que un porcentaje similar (80%) considera que la actividad digital es clave para la gestión de riesgos, reconociendo que las tecnologías adecuadas permiten una mejor supervisión del cumplimiento de la normativa y mejoran la calidad de las decisiones sobre riesgos.

Sin embargo, cerca de la mitad de las empresas aún podría beneficiarse de la adopción de soluciones tecnológicas, ya que el 51% ha desarrollado hasta ahora productos y servicios digitales y el 50% ha trasladado datos y procesos a la nube, mientras que casi la mitad (48%) ha cambiado la forma de almacenar y procesar los datos de los clientes.

Esto sugiere que los líderes empresariales conocen los beneficios de las prácticas de gestión del riesgo digital, pero muchos todavía necesitan invertir en las herramientas necesarias para garantizar la resistencia de la empresa y permitir el crecimiento.

La ciberseguridad en el Top1

La ciberseguridad es uno de los principales focos de atención de las empresas de servicios financieros e industriales en el ámbito de la gestión de riesgos, ya que el 70% de los encuestados coinciden en que la ciberseguridad es el principal componente de su estrategia de gestión de riesgos.

Aunque casi la mitad (44%) ha automatizado las políticas de seguridad y cumplimiento y el 41% ha realizado una evaluación de amenazas de los riesgos de cumplimiento existentes o potenciales, la mayoría de las empresas todavía necesita mejorar su tecnología en estas áreas.

La reinvención del modelo de negocio «una prioridad baja»

Durante años, el mercado de los servicios financieros y los seguros se ha enfrentado a una constante disrupción digital con la aparición de nuevos competidores.

Más de la mitad (55%) de los encuestados mencionaron la innovación y la competencia de los desafiantes/disruptores como su mayor amenaza, sin embargo, es poco probable que se produzca un cambio fundamental en los modelos de negocio, ya que el 42% de los líderes lo citan como su menor prioridad para el próximo año.

Cuando se les preguntó por las dificultades a las que se enfrentan los líderes empresariales para acelerar la transformación del negocio, más de dos quintas partes (42%) citaron la falta de conocimiento de los clientes y una proporción similar (41%) mencionó las dificultades para innovar y desarrollar nuevas propuestas como una barrera para la transformación. Esto, remarca la cosultora es una señal de que muchos líderes empresariales todavía están decidiendo el mejor enfoque para proteger su cuota de mercado de los competidores disruptivos en el futuro.

Adrian Gregory, SEVP, director Global de Servicios Financieros y Seguros de Atos, afirma que «la mayoría de las empresas reconocen la importancia vital de la transformación digital, pero la ambición debe ir acompañada de la acción. Un número significativo de líderes de empresas financieras están aprovechando las ventajas de las soluciones tecnológicas para los vientos en contra de la industria, pero otros saben que todavía tienen que hacer cambios fundamentales para reducir los riesgos, garantizar el cumplimiento de la normativa, y mantenerse al día con los competidores nativos digitales y las iniciativas de net-zero”.

Estas son las oportunidades digitales no aprovechadas para cumplir los objetivos ASG

En los últimos años, las cuestiones ASG se han convertido en un área de atención cada vez más importante para los líderes empresariales, ya que 8 de cada 10 (81%) consideran que la transformación digital es una oportunidad para cumplir los objetivos ASG y de sostenibilidad. Casi tres cuartas partes (74%) tienen previsto dejar de invertir o prestar capital a los activos marrones.

Existe una clara ambición entre los líderes empresariales por cumplir los objetivos de descarbonización y más de la mitad (54%) cita las dificultades para reducir su huella de carbono o cumplir los objetivos ESG como una amenaza clave para su negocio en los próximos dos años.

Al mismo tiempo, muchos reconocen que hay mucho más que hacer para abordar estas cuestiones, con una gran proporción de empresas de seguros (69%) y financieras (68%) que reconocen que sus actuales procesos y prácticas de operaciones en el lugar de trabajo -fundamentales para la experiencia de los empleados- no son sostenibles desde el punto de vista medioambiental, lo que demuestra que la adopción de estrategias digitales de bajas emisiones de carbono todavía puede mejorar sustancialmente.

«La inacción ya no es una opción, la inversión en tecnologías digitales y las asociaciones con organizaciones afines ayudarán a contrarrestar estas amenazas», detalla el directivo de Atos.

«Los sectores de los servicios financieros y los seguros se enfrentan a un número creciente de desafíos complejos, como los ciberataques, los competidores disruptivos de la era digital y, por supuesto, Covid-19, por nombrar solo algunos. Con los objetivos ESG cada vez más presentes en la agenda de las empresas como parte de los objetivos climáticos más amplios que deben alcanzarse para 2030, nunca ha sido más urgente que las empresas aborden los problemas de descarbonización», concluye Gregory.