La revolución tecnológica de la publicidad está impactando no solo en las estrategias de los anunciantes, sino también en la visibilidad, el posicionamiento, el alcance, la conversión y la relación de las marcas con sus públicos.

La publicidad del futuro deja de un lado la comunicación unilateral marca-público para abrir nuevas puertas hacia una mayor interacción entre ambas partes y un nuevo modelo en el que el público es una parte activa del propio proceso publicitario, y no solo un mero receptor.

No obstante, para que esta evolución del Adtech sea exitosa, los anunciantes, empresas y creadores de contenido se enfrentan a ciertos retos y desafíos que se deben tener en cuenta de cara a afrontar el futuro de la forma más preparada posible.

1. Humanizar el dato para conectar con el usuario

Gran parte del éxito de la publicidad recae en el uso correcto de los datos, lo que implica utilizar esta información de forma humana, entiendo a los clientes como personas y no como números y analizando sus intereses y necesidades. De este modo, la posibilidad de que la publicidad sea percibida como un contenido interesante y de valor, más que como un contenido intrusivo, es mucho mayor.

El reto entonces está en que los anunciantes saquen el mayor provecho a los datos, de forma ética y mediante buenas prácticas, para ofrecer a sus públicos contenido de valor. Antes de intentar vender, se debe fidelizar al cliente, y esto se hace a través de la conexión y la emoción.

2. Las infraestructuras tecnológicas, un condicionante para el Adtech:

Herramientas que permiten crear anuncios de vídeo de forma automatizada, plataformas que utilizan la IA para ayudar a las empresas a crear anuncios personalizados o el uso de imágenes 3D o incluso, tecnología de hologramas de realidad aumentada para ofrecer una experiencia de producto innovadora, son tan solo algunos ejemplos que ya existen o se están planteando de cara a potenciar el futuro de la publicidad.

No obstante, el rendimiento de todas estas soluciones y la creación de ecosistemas publicitarios de próxima generación depende, en gran medida, de avances como el 5G.

3. El riesgo de perder la emoción en la conexión:

Ante un nuevo sistema en el que gran parte de los procesos se automatizan para garantizar la eficiencia y la productividad, las marcas corren el riesgo de perder ese lado más “intangible” que hace que sus públicos creen una relación emocional con las marcas.

En este sentido, el reto está en que los creadores de las distintas plataformas publicitarias y los creadores de contenido encuentren nuevas formas de comunicar mediante publicidad no invasiva, teniendo como base la creatividad.

4. La imprevisibilidad genera mayor vulnerabilidad:

El auge de nuevos formatos publicitarios como pueden ser los webinars, el streaming y el gaming, que implican la puesta en marcha de acciones en directo, trae consigo nuevas reglas del juego. En este contexto, las marcas se exponen a una mayor vulnerabilidad debido a la improvisación necesaria en estos medios y el poco margen de control que permiten.

¿Cómo conectar con el cliente?

Realidad aumentada, inteligencia artificial, data, streaming y gaming, entre las tendencias más innovadoras del sector de la publicidad… Innovaciones como el auge de los chatbots para impulsar la atención al cliente o la posibilidad de que las marcas puedan conectar con sus públicos mediante experiencias innovadoras con realidad aumentada o plataformas de streaming o gaming son algunos de los ejemplos que dibujan un futuro que ya es presente. Estos puntos se desgranan en el informe “Rethink Advertising: la experiencia disruptiva con las marcas” desarrollado por The Valley.