La IA, el aprendizaje automático y el big data siguen siendo temas desconocidos y a veces intimidantes para muchos líderes empresariales, pero -como se observa en el setor de los seguros- la pandemia amplificó sus aplicaciones prácticas.

«En el mundo de la tecnología, la IA se utiliza ampliamente, pero sigue siendo un misterio en muchos otros sectores», afirma John-Isaac Clark, CEO de la insurtech experta en IA, Arturo, en un artículo de opinión publicado en Forbes.

Para las empresas de IA que buscan introducirse en sectores específicos, es crucial poder comunicar las propuestas de valor únicas que tiene la tecnología para cada vertical individual. La IA se considera un tema muy complejo, pero crear la solución y beneficiarse de su poder son dos empresas completamente distintas.

Para derribar las barreras empresariales que suelen frenar la adopción de la IA, afirma, los proveedores deben contar con modelos de negocio y marcos de mensajería muy adaptables, así como con ejemplos de casos de uso sustanciales en cada sector al que prestan servicio.

«Es importante centrar el tiempo y los recursos -especialmente en la fase inicial- en las cosas que se hacen mejor que los demás. Si su empresa de IA es demasiado generalizada, será más difícil infundir confianza a los clientes que prestan servicios a sectores nicho, especialmente los que están muy regulados», subraya John-Isaac Clark.

La revolución de la IA

Para el CEO de Arturo, cuando todos volvamos a la oficina (en la forma que sea), la IA seguirá demostrando su valor. «La implementación de la IA al principio es el mayor obstáculo, pero hemos llegado a un punto de inflexión en el que hay expertos en casi todos los sectores que están resolviendo los puntos de dolor más críticos utilizando la IA».

Otro valor es que los líderes de las empresas que históricamente se resistían al cambio «empiezan a entender e invertir en esta tecnología como medio para adelantarse a su competencia y mantenerse al día con la demanda de servicios».

IA, la clave del futuro

A medida que aumenta el conocimiento de los datos con la adopción más generalizada de la IA, las empresas comenzarán a identificar nuevos usos prácticos para la información que están recopilando y cómo el aprendizaje automático puede ayudar en ese proceso.

«Armadas con arsenales de datos, las empresas pueden seguir con mayor eficacia las demandas de los clientes y, en última instancia, demostrar que -incluso en los sectores más tradicionales y los mercados más dinámicos– la IA y otras tecnologías avanzadas son las claves del futuro», concluye el experto.