Las tecnologías digitales están cada vez más integradas en todos los aspectos de la vida humana. Con la integración de estas tecnologías en productos y servicios, también son cada vez más frecuentes los resultados ‘excluyentes y sesgados’, incluidos los sesgos y la discriminación de los sistemas habilitados por la IA.

En este contexto, ha aumentado la demanda de una mayor diversidad, equidad e inclusión (DEI) en la mano de obra, especialmente en los equipos tecnológicos que desarrollan y despliegan las tecnologías con las que interactúan los usuarios finales. ¿Comprenden las organizaciones la interacción entre la inclusión y la diversidad de la mano de obra tecnológica y el diseño inclusivo de las tecnologías?

El último informe del Instituto de Investigación Capgemini, The key to designing inclusive tech: creating diverse and inclusive tech teams pone de relieve que los equipos tecnológicos diversos e inclusivos conducen a un diseño tecnológico más inclusivo, pero las prácticas actuales de inclusión y diversidad no funcionan.

Este estudio revela que los directivos de las organizaciones sí perciben un buen camino en los procesos y las prácticas, destacando que son inclusivos, sin embargo, los empleados diversos de los equipos tecnológicos están en desacuerdo.

No obstante, este desacuerdo es menor en las organizaciones que tienen prácticas y cultura inclusivas avanzadas. Además, los consumidores también han experimentado la tecnología discriminatoria y esperan que las organizaciones mejoren.

Inclusivo= innovación y creatividad

Los equipos tecnológicos inclusivos fomentan la innovación y la creatividad, concluye el informe. El diseño inclusivo de las tecnologías permite por su parte una mayor escalabilidad de los productos y servicios digitales. «Esto aporta a las organizaciones un enorme potencial», afirma la consultora.

«Pero -matizan- necesitan contar con los procesos, prácticas y sistemas de valores adecuados; deben impulsar la equidad en los sistemas de IA y reducir el sesgo algorítmico, al tiempo que utilizan los datos, las herramientas y las tecnologías para obtener mejores resultados de inclusión».

Además, las organizaciones deben mantener a los usuarios en el centro de todas las prácticas de diseño tecnológico para construir productos y servicios tecnológicos más inclusivos.

«Las organizaciones pueden ganar mucho si construyen un futuro digital más inclusivo para su gente y sus clientes. Y lo que es más importante, que se encuentren bien para concentrarse en el futuro que desea», concluye Capgemini.

Muestra del estudio

Para realizar el informe se ha consultado a 500 empleados de tecnología, en su mayoría mujeres y personas de comunidades étnicas minoritarias, y con 500 directivos de grandes organizaciones de nueve países de sectores clave orientados al consumidor.

También se incluye la opinión de 5.000 consumidores, en su mayoría mujeres y personas de comunidades étnicas minoritarias.