El Centro de Experimentación y Seguridad Vial de MAPFRE, CESVIMAP, lidera una iniciativa pionera para conocer el comportamiento, establecer posibles riesgos y reducir los fallos en las tecnologías de percepción del entorno instaladas en vehículos autónomos.

Sensores ultrasónicos e infrarrojos, herramientas de navegación y posicionamiento por satélite, sistemas de cámaras y radares son los principales aspectos que está analizando, ya que las conclusiones resultarán esenciales para posicionar a la aseguradora en el ecosistema.

Según la consultora PwC, la próxima década el 40% del kilometraje por carretera lo podrán realizar coches sin conductor. Waymo, filial de Google, ya ha probado su sistema de conducción robotizada en 25 ciudades de Estados Unidos.

MAPFRE, con su centro de I+D, realiza pruebas sobre los coches autónomos desde 2018, en colaboración con la Universidad Carlos III y la Universidad Politécnica de Madrid.

La situación actual, los ensayos y los desafíos -principalmente legales- se analizan en este artículo de MAPFRE y en un reportaje completo de su revista corporativa.