Un reciente informe de McKinsey muestra que habrá cinco tendencias innovadoras que transformarán el espacio de las tecnologías de seguros y financieras durante la próxima década.

Estas tendencias serán impulsadas por las nuevas tecnologías y serán transformadoras tanto como fuerza combinada, como individualmente.

#1 Transformación del riesgo

En el sector de los seguros de Autos, el riesgo cambiará de dirección, pasando de los conductores a la inteligencia artificial (IA) y al software que hay detrás de los coches autónomos. Las nuevas tecnologías darán paso a una era de mayor precisión y transparencia. Los satélites, los drones y los conjuntos de datos en tiempo real darán a las aseguradoras una visibilidad nunca vista del riesgo en torno a las instalaciones, lo que conducirá a una mayor precisión.

La tramitación automatizada de los siniestros tras las catástrofes naturales será automatizada, escalable y de entrega instantánea. El sector de los seguros de vida también introducirá productos «envueltos» que tendrán una cobertura flexible basada en la evolución de las necesidades de sus clientes. Sin embargo, los datos también sugieren que la alta adopción de estas tecnologías también hace que las aseguradoras se enfrenten a un mayor riesgo de una nueva ola de ataques digitales, como se ve en el gran número de aseguradoras greenfield fundadas en los últimos tres a cinco años.

#2 IA aplicada

En la actualidad, el informe muestra que solo una minoría de las compañías ha ampliado realmente sus capacidades en toda la empresa. Sin embargo, a medida que la IA se generalice y la creación de algoritmos se convierta en un producto básico, a las aseguradoras les resultará más fácil rediseñar los procesos principales para que sean de naturaleza más predictiva.

Se prevé que la tecnología de IA altere la suscripción, los siniestros y el servicio a medida que los procesos básicos se habiliten con IA. Este escenario, según el informe, creará un «modelo humano en el bucle que aumenta la productividad y permite puntos de contacto de mayor calidad con los clientes».

Sin embargo, también señala que los transportistas aún no han aprovechado plenamente el potencial de sus activos de datos en las interacciones de distribución y los historiales de reclamaciones. Además de la reingeniería de los procesos centrales, los principales transportistas y los actores del ecosistema utilizarán la llegada de la IA para crear productos y servicios basados en datos y análisis.

#3 Infraestructura distribuida

El informe de McKinsey también apunta a un futuro en el que la computación en la nube borra la deuda tecnológica, causada por las empresas que están lastradas con sistemas heredados a gran escala y en el lugar. A medida que el sector se desarrolle, las empresas se transformarán rápidamente, trasladando todos sus sistemas principales a la nube. Esta transformación hará que las aseguradoras sean cada vez más ágiles a la hora de lanzar nuevos productos y crear un mejor servicio al cliente.

McKinsey predice que este cambio a la nube será un elemento esencial para permitir el tipo de potencia de cálculo que se requiere para comprender y utilizar conjuntos de datos increíblemente grandes (como decenas de millones de puntos de datos de siniestros). Con el continuo desarrollo de los ecosistemas digitales, las aseguradoras nativas de la nube se encontrarán actuando como orquestadores del ecosistema, trabajando como un centro de conexión entre los clientes, distribuidores, insurtech, proveedores de salud, transportistas y reaseguradores, entre otros.

#4 Automatización y virtualización

La RPA -o Automatización Robótica de Procesos-, una combinación de aprendizaje automático (ML) e inteligencia artificial (AI), es una de las tecnologías emergentes que automatizará procesos básicos como las operaciones de back-office. Estas innovaciones, según McKinsey, ayudarán a los transportistas a repensar sus servicios y productos.

El informe afirma que «el IoT industrial puede permitir la monitorización en tiempo real de los equipos para permitir el mantenimiento predictivo antes de que se produzcan los siniestros. Del mismo modo, los gemelos digitales y la impresión 3D y 4D tienen el potencial de transformar la experiencia de las reclamaciones para todas las áreas de daños físicos.»

#5 La conectividad del futuro

A medida que el IoT sigue desarrollándose y la tecnología móvil 5G permite que un número cada vez mayor de sensores informe sobre campos de datos en continuo crecimiento, los productos de los ramos de Vida, Salud y No Vida evolucionarán para crear productos cada vez más flexibles.

El creciente número de dispositivos y la velocidad con la que se recogen y comparten los datos darán lugar a una mayor precisión en cuanto a las necesidades de los clientes. «El aumento de la prevalencia del 5G permite compartir estos datos con menor latencia y ayuda a las aseguradoras a ofrecer servicios en tiempo real a los clientes«, señala el informe.