Foto de Paul Clarke

Tim Berners-Lee, inventor de la World Wide Web, ha lanzado una campaña para convencer a gobiernos, compañías e individuos de firmar un conjunto de principios agrupados en un “Contrato para la Red”, diseñado para defender una internet libre y abierta.

Berners-Lee ha declarado que el sentimiento de optimismo hacia internet había sido dañado por los abusos con datos personales. A lo que se suma «el discurso de odio online, la manipulación política y el poder centralizado en un pequeño grupo de empresas de tecnología importantes», añadió.

Por ello, ha explicado que quiere reconstruir la confianza en la web e incrementar el acceso a internet en términos justos y asequibles alentando a los gobiernos, las empresas y los individuos a trabajar juntos.

“La web está en un punto crucial”, destacó durante su discurso de lanzamiento del proyecto en la conferencia Web Summit en Lisboa el pasado lunes, 25 de enero. “Necesitamos un nuevo Contrato para la Web, con responsabilidades claras y duras para aquellos que tienen el poder de mejorarlo”, agregó.

Más de 50 organzaciones se suman al proyecto

Berners-Lee dijo que los gobiernos, las empresas y los usuarios individuales de internet tenían un papel que desempeñar: “Algunas cuestiones de política, como la neutralidad de la red, tienen que involucrar a los gobiernos. Algunas cosas claramente involucran a las compañías, grandes empresas, pequeñas empresas y nuevos proyectos”.

Los principios iniciales del contrato ya han recibido el respaldo de más de 50 organizaciones, incluido el Gobierno francés, Internet Sans Frontieres y empresas como Google y Facebook.

Los términos completos del contrato se acordarían en los próximos meses, con el objetivo de finalizarlo en mayo de 2019, el momento en que más de la mitad de la población mundial estará en línea por primera vez. Además, la gente podrá participar utilizando el hashtag #ForTheWeb, concluyó.