Utilizar la tecnología como facilitador. Este es el principio defendido por Érika Médici, directora general de AXA en Brasil, durante su participación en el cuarto encuentro del ciclo «Innovación en la industria del seguro – Experiencia de mercado».

El evento, que integra las acciones conmemorativas de los 50 años de la Escola de Negócios e Seguros, cuenta con la colaboración de la Academia Nacional de Seguros e Previdência (ANSP). El gerente regional de São Paulo, Medio Oeste y Norte de la ENS, Ronny Martins, dirigió la conversación con la CEO de AXA en Brasil, Erika Medici y el corredor de Bonae Res Corretora, Gabriel Fernando Barbosa.

En la apertura, la directora de Educación Técnica de la ENS, Maria Helena Monteiro, destacó que el propósito del circuito es hablar de experiencias prácticas de innovación. «Las reuniones entre los directores generales de las aseguradoras y los corredores plantean debates y temas que son realmente importantes en este momento en nuestro país, con este trastorno que hemos sufrido con la pandemia», dijo.

Para Erika Medici, el gran cambio fue que la percepción del riesgo desde el punto de vista del consumidor se ha acelerado, especialmente después de la pandemia.

«Es el cambio de ver el seguro como una forma de prevenir y esto tiene mucha relevancia porque el mercado asegurador tiene un papel fundamental en estos tiempos de incertidumbre», destacó. Destacó que la pandemia trajo cambios de temas que se discutían desde hace mucho tiempo, como la telemedicina. «Era algo que se discutía y cambiaba la normativa de forma rápida. Para ella, el momento actual tiene una creciente inserción de la tecnología que se basa, también, en la experiencia del consumidor. «El consumidor que pide comida en una app es el mismo que va a comprar un seguro. La tecnología ha masificado una experiencia que antes estaba segmentada».

El consejero delegado de AXA cree que la tecnología es un camino sin retorno y que el debate debe ser cómo hacer que la tecnología tenga un valor añadido tanto para el cliente como para el corredor de seguros.

«Tenemos que pensar en cómo separamos la tecnología como medio y como servicio. Cuando veo a un corredor especializado en un riesgo mayor, con un proceso de suscripción más complejo, ¿cuánto puede ayudar la parte de los datos a tener soluciones más estructuradas e inteligentes y adherentes al consumidor?», concluyó.