Con el repentino cambio en la configuración del trabajo debido a la pandemia, hacer negocios a distancia se ha convertido en la norma, obligando a los trabajadores a improvisar espacios de trabajo en sus hogares con redes domésticas y espacios compartidos no seguros.

En este escenario, el ransomware, uno de los malwares más virulentos que suelen colarse en los ordenadores a través de correos electrónicos maliciosos y cifra los archivos críticos y que lleva años asolando a empresas y empleados, ha cobrado mayor fuerza si cabe, convirtiendo en mucho más vulnerables a sufrir estos ataques a las personas que trabajan desde sus casas.

Los atacantes aprovechan sus rutinas diarias, como la apertura de varios correos electrónicos (phishing es el más común), para extenderse a otros ordenadores de la misma red, saltando de un dispositivo a otro y dejándolos inutilizados. Esto aventaja al hacker a exigir un precio elevado para descifrar todos los archivos y volver a permitir al usuario o empresa reanudar sus operaciones con normalidad.

¿Cómo se pueden prevenir?

“Si un ataque de ransomware tiene éxito, los costes de recuperación son elevados. Aparte de la pérdida de datos valiosos, la paralización de las operaciones por la inaccesibilidad de las máquinas afecta en gran medida a los resultados de la empresa. Por no mencionar que los dispositivos pueden necesitar ser reinstalados o reemplazados si están dañados por el ataque”, destacan los expertos. Como ejemplo de uno de los ataques más perversos, recuerdan el incidente del gigante naviero Maersk, en el que la empresa tuvo que hacer frente a una pérdida de 300 millones de dólares en concepto de interrupción del negocio y recuperación.

Desde Tren Micro, sus expertos proporcionan una visión práctica de los puntos débiles de las configuraciones domésticas y enumeran algunas pautas de prevención que ayudarán a los trabajadores a evitar la amenaza por completo.

  • Evite dar información personal
  • Refuerce su higiene de contraseñas
  • Los usuarios de Windows deben activar la función de mostrar las extensiones de los archivos
  • Abra solo los archivos adjuntos de correo electrónico de confianza
  • Desactive la conexión a Internet si el ordenador muestra un comportamiento sospechoso
  • Aproveche todas las herramientas y funciones de seguridad a su disposición

“Los riesgos del ransomware son graves tanto para los trabajadores remotos como para las empresas. Sin embargo, la mejor manera de gestionar y mitigar la amenaza es estar atento para detectar comportamientos sospechosos online y seguir las mejores prácticas descritas anteriormente. A medida que más organizaciones y empleados recurren a configuraciones de trabajo remoto, la seguridad de su entorno de trabajo debería ser la nueva norma”, concluyen.