La Casa Blanca ha solicitado los representantes de las BigTech, del sector financiero y de las grandes empresas de infraestructuras más apoyo para lograr hacer frente a la creciente amenaza de la ciberseguridad para la economía estadounidense.

«El gobierno federal no puede hacer frente a este reto por sí solo», afirmó el Presidente Biden a los ejecutivos en una reunión en la que también participaron miembros del gabinete.

La ciberseguridad ocupa un lugar destacado en la agenda del gobierno de Biden tras una serie de ciberataques a la empresa de gestión de redes Solar Winds, Colonial Pipeline, JBS y la empresa de software Kaseya. Estos ataques afectaron al país más allá de las empresas pirateadas, afectando al suministro de combustible y alimentos.

¿Cómo ayudarán las grandes empresas?

La lista de invitados incluía a los directores generales de Amazon, Andy Jassy; de Apple, Tim Cook; de Microsoft, Satya Nadella; de Alphabet (propietaria de Google), Sundar Pichai; y de IBM, Arvind Krishna.

Después de la reunión, Amazon confirmó que pondría su formación en ciberseguridad a disposición del público de forma gratuita, y que daría dispositivos de autenticación multifactor a algunos clientes de computación en la nube. Ambas iniciativas comenzarán en octubre, con el objetivo de «ayudar a proteger a las organizaciones y a los individuos contra las crecientes amenazas a la ciberseguridad», según el comunicado de prensa.

Microsoft, por su parte, dijo que invertirá 20.000 millones de dólares en cinco años, lo que supone multiplicar por cuatro las cifras actuales, para acelerar su labor de ciberseguridad. También proporcionará 150 millones de dólares en servicios técnicos para ayudar a las administraciones federales, estatales y locales a mantener actualizados sus sistemas de seguridad.

IBM formará a más de 150.000 personas en competencias de ciberseguridad a lo largo de tres años y se asociará con colegios y universidades para crear una fuerza de trabajo cibernética más diversa. La empresa también dijo que está desarrollando una nueva tecnología de almacenamiento de datos para ayudar a las empresas que han sido hackeadas a recuperarse más rápidamente.

Google, por su parte, destinará 10.000 millones de dólares a la ciberseguridad en los próximos cinco años.

La reunión se produce en un momento en el que el Congreso debate la legislación sobre las leyes de notificación de violaciones de datos y la regulación del sector de los seguros de ciberseguridad, considerados como dos de los ámbitos políticos más importantes.